El boom del dólar “freelo”
Crece la contratación de trabajadores freelance para empresas en el extranjero desde Argentina. Cobran en dólares o euros y evitan el cepo cambiario.

22 Mar, 2022

Las restricciones a la circulación que implementó el Gobierno para detener la pandemia impactaron en el empleo. Por un lado afectó a muchas empresas que tuvieron que cerrar pero, por otro lado, creció la contratación de trabajadores independientes.

Un informe elaborado por Deel, compañía que facilita la contratación de personal remoto a nivel global, reveló que en Argentina creció un 209% la contratación de trabajadores freelance para empresas extranjeras.

Perfil del freelance

Según datos de la plataforma Freelancer.com hay alrededor de 600.000 argentinos registrados para conseguir empleo bajo esta modalidad. A su vez, en WeRemoto, el tráfico aumentó un 72% durante el primer año de la pandemia. Sus usuarios tienen un rango de edad promedio de 20 a 40 años, de los cuales un 65% son mujeres.

De acuerdo una encuesta realizada por el portal de empleo Bumeran, el 94% de los latinoamericanos está interesado en trabajar bajo esta modalidad. Y un 33% considera que la pandemia demostró que es posible trabajar para cualquier parte del mundo sin moverse del hogar.

Se trata de profesionales autónomos que programan, diseñan, redactan, traducen, hacen tareas de marketing, contaduría o ingeniería, manejan redes sociales o brindan atención al cliente, entre otras actividades.

Cobro en moneda extranjera

La parte interesante es que cobran en dólares o en euros. Pero el problema es ingresar el dinero al país. A causa del cepo cambiario están obligados a cobrar en pesos al valor oficial establecido sin los recargos e impuestos, es decir, 107 pesos por cada dólar.

Para evitar esta situación, se recurre a criptomonedas. De este modo, no se pierde el dinero que genera la conversión al tipo de cambio oficial y se ahorra la transferencia internacional.

Para lograrlo el teletrabajador le pide a su cliente que le transfiera el monto equivalente al cobro por sus servicios en criptomonedas.

De esta manera, no hay dólares ni euros que se transporten desde una cuenta bancaria de un país hacia otra cuenta en otro país diferente. Los movimientos se dan entre billeteras virtuales que, en lugar de estar en un país determinado, se encuentran en la nube.

Si el cliente no desea utilizar criptomonedas, se le ofrece pagar en dólares o euros mediante una billetera virtual como Paypal o Payoneer.

Una vez recibido el pago, se transfieren a una plataforma como, por ejemplo, Airtm, que está operativa en la Argentina desde fines de 2021. “Se congela el valor del dinero que ingresa el usuario a una cuenta para que la persona administre el capital como quiera, transformándolo cuando lo desee en cualquier activo virtual”, aseguró el fundador y CEO de Airtm, Ruben Galindo.

La conversión se calcula en base a un promedio del dólar blue y el contado con liquidación (CCL). Si el usuario acepta el monto ofrecido, Airtm se encarga del procedimiento, que demora entre ocho y catorce minutos, de acuerdo a la empresa. Cuando se efectúa la transacción, la plataforma genera la stablecoin AirUSD, respaldada por el dólar estadounidense, con una paridad uno a uno.

De criptomonedas a pesos o dólares

Si se quiere acceder al dinero equivalente, el siguiente paso es vender las “cripto”. Existen sitios de compraventa, plataformas de intercambio “entre pares” (P2P), que vinculan a las partes. Al tratarse de transferencias “persona a persona”, en la que un usuario le envía el dinero directamente a otro, no se pagan impuestos.

Algunos de estos sitios son Binance y Paxful, que permiten abrir de forma gratuita un monedero digital, donde se pueden recibir pagos y ofertar las “cripto” a usuarios locales dispuestos a comprarlas.

Para empezar a operar, solo se debe crear una cuenta y validar los datos personales. Por sus servicios, Paxful, por ejemplo, cobra entre 0,5% y 1% del monto transaccionado según las condiciones de venta.

Otra opción, y la más recomendada para principiantes, son las casas de cambio digitales que operan en la Argentina. Además de Buenbit, existen otras, como Ripio y Satoshitango. Estos exchanges facilitan la recepción de las “cripto” y permiten convertirlas a pesos o dólares a una cotización similar al blue.

Share This