La brecha de género también se hace presente en el mundo digital
El Banco Interamericano de Desarrollo reveló, en un reciente informe, cómo se configura la desigualdad y la brecha de género dentro del ecosistema digital en Latinoamérica
Brecha de género

7 Sep, 2022

Un informe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) puso el foco sobre la brecha de género en el mundo digital. En el documento el BID detalla, entre otros aspectos, que el 64,2% de las mujeres encuestadas piensa que la brecha digital de género es un problema, contra el 58,2% de los hombres. Aunque el 82,7% del total encuestado considera que la mujer aporta un valor diferencial a los emprendimientos.

A esto se le suma que una amplia mayoría de los entrevistados (80,2%), que considera que la inversión en negocios digitales propiedad de mujeres es inferior a la que obtienen los negocios cuyos propietarios son hombres. Mientras que 72,6% plantea que esto se debe a que el mundo de las finanzas está dominado por hombres y que estos prefieren hacer negocios con otros hombres.

Múltiples barreras

Las principales barreras a las que se enfrentan las mujeres emprendedoras en el ámbito digital son: el acceso al financiamiento, la falta de habilidades y competencias digitales, la escasez de conocimiento en gestión y creación de empresas, y la falta de infraestructuras digitales en su país.

Además, entre las causas que dificultan que las mujeres emprendan más en el ámbito digital destacan la elevada carga y las responsabilidades familiares que asumen, los sesgos y estereotipos de género, la debilidad de las redes profesionales y de emprendimiento femeninas y la falta de vocación de este género en disciplinas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés).

Sobre el rol de los estereotipos el informe aclara que “existe un componente externo de socialización según el género que explica la desigual atracción de chicos y chicas hacia estudios relacionados con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y lo digital”.

Perpetuación de estereotipos

Otro factor importante es la brecha de confianza o autoestima entre chicos y chicas en el ámbito tecnológico, cuya génesis tiene lugar en la falta de referencias de los logros científicos femeninos en la cultura popular, donde los medios de comunicación “juegan un papel esencial en la perpetuación de los sesgos y estereotipos de género que alejan a la mujer de las disciplinas científicas y digitales.“

Mujer trabajando con dos hombres

Adicionalmente, se produce un fenómeno conocido con el nombre de “sesgo de pensamiento grupal”, un sesgo cognitivo en virtud del cual las personas favorecen a quienes integran su grupo por sobre quienes no pertenecen a él. Este tipo de prejuicio inconsciente, sumado a la fuerza de los roles tradicionales y al peso de la familia sobre las decisiones profesionales impiden, o dificultan, el acceso de las mujeres a áreas muy masculinizadas, como es el caso de muchas empresas dentro del sector digital.

La falta de perspectiva de género también se debe a la escasez de mujeres en puestos de toma de decisiones. El informe arroja que la proporción de mujeres en la alta dirección en América Latina y el Caribe alcanza el 33%. En el ámbito público, las mujeres ocupan en la región el 31,6% de los asientos en los parlamentos, un 28,5% de los cargos en los gabinetes ministeriales; suponen el 32,1% de las personas en las cortes supremas de justicia y el 15,5% de las alcaldías.

Impacto positivo

El informe concluye que una mayor incorporación de la mujer en los procesos de transformación digital representa un elemento clave para mejorar la productividad y competitividad del conjunto del tejido productivo de la región. “Una mayor presencia femenina en la cadena de valor empresarial repercute positivamente en los indicadores económicos. A pesar de los esfuerzos realizados hasta la fecha en la región se considera que todavía falta un largo recorrido para alcanzar la meta de una efectiva transversalización integral del género en las políticas digitales. Por ejemplo, mediante el desarrollo de presupuestos con perspectiva de género o la integración del mismo de manera sistemática en la totalidad de políticas digitales que se diseñen en el ámbito digital”, propone el informe.

En concordancia con esto, la Agenda digital Argentina, publicada en 2018, reconoce la importancia de reducir esta brecha. Así, el país se encuadra con los Objetivos de Desarrollo Sostenibles de la ONU que buscan diversificar la oferta de formación para mujeres, ampliando sus posibilidades de inserción laboral a partir de la incorporación de habilidades y competencias digitales consideradas “no tradicionales” para el género e incentivar la participación femenina en estos sectores.

Share This