La puja entre los países ricos y pobres condiciona la cumbre climática
Los países más ricos reclaman que las naciones industrializadas se hagan cargo del daño que causaron y creen un fondo para repararlo, pero Estados Unidos y China se resisten.
COP 27 - Cambio climático

15 Nov, 2022

En la recta final de la COP27 persiste la tensión entre los países ricos, históricos responsables del calentamiento global, y los países en desarrollo, que reclaman más dinero para afrontar los estragos del cambio climático.

Las 200 delegaciones reunidas en el balneario egipcio de Sharm el Sheij debaten la creación de un fondo específico integrado por pagos de los países más ricos con los que cubrirán los daños y pérdidas sufridos por los países pobres, más vulnerables al cambio climático. Las negociaciones siguen abiertas sin demasiados avances y hay tiempo hasta el 2024 para llegar a un acuerdo.

“Queda mucho trabajo por delante si queremos obtener resultados significativos, hay que cambiar de velocidad”, pidió el lunes Sameh Shukri, jefe de la diplomacia egipcia y presidente en ejercicio de la COP, al hacer un balance de las negociaciones globales.

Las naciones en desarrollo denuncian que los países más industrializados han incumplido su promesa de entregarles cada año 100.000 millones de dólares para ayudarlos a adaptarse a los efectos del cambio climático y recortar sus emisiones.

Según consignó la agencia AFP, John Kerry, el enviado especial de Estados Unidos, dejó claro que su país, el segundo mayor emisor mundial de gases de efecto invernadero, no aceptará una “estructura legal” que sea sinónimo de “compensaciones” por el cambio climático. Ese concepto hace temer a los países ricos denuncias futuras de los países pobres ante la justicia.

Presión de los países más pobres

“No abandonemos el combate, hay que empujar y empujar más fuerte”, declaró Henry Kokofu, negociador de Ghana, en nombre del Climate Vulnerable Forum, que reúne a casi 60 países.

Calentamiento global

A esta llamada se sumó el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, quien dijo que los avances hacia ese fondo de daños y perjuicios serán “una cuestión central” a la hora de juzgar si esta COP ha sido o no exitosa.

Colombia está igualmente defendiendo que se le condone deuda a los países en desarrollo, a fin de darles espacio fiscal para su acción climática.

Las naciones en desarrollo denuncian que los países más industrializados han incumplido su promesa de entregarles cada año 100.000 millones de dólares para ayudarlos a adaptarse a los efectos del cambio climático y recortar sus emisiones.

La presidencia alemana del G7 y unos 60 países vulnerables lanzaron el lunes en la COP27 un “Escudo Global” para luchar contra los efectos del calentamiento que, por el momento, cuenta con más de 200 millones de dólares y tendrá a Costa Rica entre sus primeros beneficiarios.

En la anterior conferencia de la ONU sobre el cambio climático, hace un año en Glasgow, los países se comprometieron a mantener el objetivo más ambicioso del Acuerdo de París de 2015: contener el alza de la temperatura en 1,5 ºC a final de siglo respecto a la era preindustrial. Pero, desde entonces, apenas una treintena de países lo hicieron, cuando el planeta va camino de conocer un calentamiento de al menos 2,4 ºC, según la ONU.

Para varios observadores, China, el mayor emisor mundial, y Arabia Saudita, potencia petrolera, han manifestado de nuevo sus reticencias a que la declaración final mantenga el objetivo de + 1,5°C, e insisten en que se privilegie el objetivo principal del Acuerdo de París de contener el calentamiento global “claramente por debajo de + 2 ºC”.

Share This