Las compañías de seguros afinan sus propuestas para el campo
Mientras que las pólizas de granizo ya son casi commodities, todavía no hay una oferta sólida de seguros multirriesgo para cubrir eventos como sequía o inundación.

9 May, 2022

El campo es uno de los principales motores de la economía argentina. La cadena del agro genera uno de cada cuatro pesos que produce el país y el 24% del PBI argentino proviene del campo. Por eso es una de las actividades que más aportan, según datos del 2020 de la Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina (FADA).

Además, este 24% se ubica por encima del promedio histórico 2004-2020 (22,7%), en el que se destaca “la importancia de que el agro crezca, pero también que el resto de la economía traccione”, advierte el informe.

Pese a ser uno de los mercados más sólidos, el sector agropecuario está expuesto a eventos de granizo, inundaciones, sequías, vientos, heladas e incendios de cultivos que pueden impactar directamente en la producción y generar grandes pérdidas.

Estos fenómenos naturales, además, se dan con mayor frecuencia y severidad a raíz del cambio climático, es por eso que los productores son cada vez más conscientes de la exposición al riesgo de su actividad y de la necesidad de contratar seguros agrícolas que les permitan gestionar esos riesgos.

“En términos de facturación crecimos un 50%, no solo por incremento de hectáreas aseguradas, sino por el aumento del dólar.”

Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor.

En ese sentido, el Reporte estadístico del mercado asegurador, elaborado por la consultora PwC, destacó que la prima emitida para el ramo riesgos agropecuarios y forestales tuvo un incremento del 75,3% durante el último ejercicio cerrado con respecto al año anterior y alcanzó 28.400 millones de pesos al 30 de junio de 2021. Actualmente existen 32 compañías que ofrecen pólizas para este ramo y representan el 2,75% de la emisión total de la industria.

¿Qué seguros ofrecen las compañías?

En diálogo con NBS, Gustavo Mina, gerente de Seguros Agropecuarios de Sancor, explica que la cobertura más vendida es la granizo y adicionales, que se puede contratar de manera anticipada, sin tener los cultivos sembrados, con los packs de precampaña, que además incluyen un atributo de sequía e inundación.

“Ese es un atributo muy valorado por nuestros clientes. Además, este año le agregamos a granizo la posibilidad de financiar el premio de las pólizas con distintas herramientas financieras, como tarjetas de crédito rurales de la mayoría de los bancos que operan en el país en el sector agropecuario”, señala Mina.

Y agrega que, a través de estos instrumentos, los clientes pueden contratar la póliza en quintales o en dólares, pesificarla al momento de la contratación y acceder a un préstamo en pesos a tasa cero para cancelar cuando coseche.

Además, la compañía ofreció, por segundo año consecutivo, la cobertura Sequía Max, un seguro paramétrico de sequía para soja, maíz y multirriesgo agrícola, donde ya tienen una cartera de clientes que está creciendo.

Orientada a la actividad ganadera ofrecen seguros de vida de ganado que son contratados por productores o en remates de cabañas donde se suma la cobertura por algunos meses, para brindar un servicio adicional.

Por último, incendios forestales es otra de las ramas de negocios que tiene un buen desarrollo y este año, particularmente por la sequía y los focos de incendios en Corrientes y Entre Ríos, tuvieron mucho movimiento, explica Mina.

“Tuvimos un crecimiento de la cobertura de granizo tradicional del orden del 10% en hectáreas, esto se dio porque en la campaña anterior, por cuestiones climáticas, se aseguró menos, pero en esta campaña, cosecha fina se aseguró casi con normalidad. En términos de facturación crecimos un 50%, no solo por incremento de hectáreas aseguradas, sino por el aumento del dólar”, amplía Mina.

“Identificamos al productor agropecuario en el centro de un ecosistema, y desde allí analizamos cada uno de los riesgos a los que está expuesto, tanto desde su actividad productiva, como así también de su vida particular, entonces desarrollamos propuestas aseguradoras a medida.”

María de los Ángeles Ducret, responsable del área agronegocios de RUS.

A su turno, Virginia Bumade, jefa de riesgos agrícolas de Provincia Seguros, añade que su compañía ofrece el seguro de granizo, una cobertura que puede contratarse con un adicional de heladas y vientos fuertes, y ampara cultivos extensivos, tanto de cosecha fina (trigo y cebada) como de cosecha gruesa (maíz, girasol y soja).

La propuesta de Río Uruguay Seguros (RUS) busca abarcar todo el proceso productivo y el capital humano implicado en las diferentes tareas rurales.

“Identificamos al productor agropecuario en el centro de un ecosistema, y desde allí analizamos cada uno de los riesgos a los que está expuesto, tanto desde su actividad productiva, como así también de su vida particular, entonces desarrollamos propuestas aseguradoras a medida”, explica María de los Ángeles Ducret, responsable del área agronegocios de RUS.

Así, la compañía ofrece para un productor agropecuario dedicado a la ganadería un seguro de ganado, responsabilidad civil, escape de hacienda, accidentes personales del peón rural, el transporte de la hacienda y, finalmente, el seguro todo riesgo operativo a la industria frigorífica, ejemplifica Ducret.

A su vez, un productor agrícola puede contratar seguros para sus cultivos contra granizo, para proteger las maquinarias destinadas a las diferentes labores sobre las sementeras, cobertura de transporte de cereales, de silo bolsa y el seguro para la planta de acopio y accidentes personales.

“En relación a la salud de las personas que trabajan en el campo, entendemos que la gran mayoría no dispone de una prepaga o cobertura suficiente, por eso ofrecemos también el acompañamiento en coberturas de salud para hacer frente a eventuales dificultades”.

Continuar leyendo la nota completa en la edición impresa.

Share This