Pagos digitales: se afianzan los QR interoperables
A cuatro meses del lanzamiento de Transferencias 3.0, casi se triplicaron las operaciones con este sistema, que promete consolidar su crecimiento en los próximos meses.

25 Abr, 2022

Casi se triplicó la utilización de los pagos con códigos QR interoperables a cuatro meses de su lanzamiento. Su característica principal es que se pueden realizar entre billeteras virtuales de distintos proveedores.

La facilidad de uso cotidiano, la adopción en las generaciones más jóvenes y la competitividad frente al efectivo (tanto en la velocidad del recibo del dinero como en los bajos costos de operación) son algunos de los factores que explican un crecimiento del 178% en apenas unas semanas, según datos del Banco Central de la República Argentina (BCRA).

Los pagos con esta modalidad ya superan las 63.000 operaciones diarias, casi el triple de cuando entró en vigencia el sistema Transferencias 3.0 (T 3.0) el 29 de noviembre. El promedio de pagos con QR interoperables pasó de 22.586 registrados en el marco del lanzamiento a 63.000 transacciones en los últimos días de marzo, de acuerdo al organismo que dirige Miguel Pesce.

En la industria aseguran que es una forma de generar una mayor inclusión financiera, reduce la dependencia del efectivo y no necesita disponer de una tarjeta de débito o crédito.

Mayor inclusión

Actualmente, el ticket promedio se encuentra en torno a los 2.000 pesos, mientras que la facturación mensual ya implica un movimiento mensual de unos 1.500 millones de pesos, aunque actores del sector y el propio BCRA confían en que es el comienzo de un crecimiento que se consolidará en los próximos meses.

En la industria aseguran que el alto potencial de este mecanismo, que tiene una trayectoria ascendente por la comodidad de realizar pagos desde el celular, es una forma de generar una mayor inclusión financiera, reduce la dependencia del efectivo y no necesita disponer de una tarjeta de débito o crédito.

Se trata de un sistema abierto y universal, que facilita el acceso a los pagos digitales con la descarga de una aplicación de una fintech (Mercado Pago, Ualá, Iudu, Bimo, Naranja X, TAP o Yacaré) o una app bancaria (BNA+, Cuenta DNI, Ank y BBVA Go, entre otras). Así, mediante la lectura de un código QR, permite realizar pagos con transferencias, tanto desde cuentas bancarias con CBU como de cuentas de proveedores de servicios de pago con CVU.

Hoy hay más de 60 participantes: tres administradoras (Coelsa, Prisma y Red Link), 15 aceptadores y 16 aplicaciones de pago. Otras 40 empresas están llevando adelante las gestiones para sumarse.

Crecimiento en ascenso

“Estamos convencidos de que la tendencia seguirá aumentando. Estamos transitando los primeros meses desde su implementación”, afirmó Matías Gutiérrez Girault, gerente de Medios de Pago del BCRA, en una presentación de la Cámara Argentina de Fintech sobre la evolución de T 3.0 en el primer seminario web fintech del año, que contó con la presencia de Mariano Biocca, director ejecutivo de la Cámara.

Al respecto, Biocca afirmó que “si bien existen áreas de mejora, este proyecto colaborativo es un ejemplo de las oportunidades que surgen cuando se plantea un modelo de trabajo basado en la cooperación”.

En ese sentido, Jorge Zanabone, CEO de Yacaré y moderador del encuentro, recordó que el inicio de T 3.0 significó “una gran iniciativa entre el BCRA y generadores, aceptadores y administradores de pago, que permitió que una persona, desde la cámara de fotos de su smartphone, pueda enviar un pago de forma inmediata y simple”.

Multiplicación de las operaciones

Según Agustín Onagoity, director de Mercado Pago, firma pionera en el uso de QR, “si bien ocho de cada diez pagos siguen siendo en efectivo, hay mucho por hacer”. Aseguró: “En cuatro meses, logramos que entre el 75% y el 85% de los clientes y comercios reconozcan esta funcionalidad, lo cual es muy positivo. En provincias como Formosa, la adopción se multiplicó por seis”.

Por su parte, Maximiliano Gueroyte, gerente de Desarrollo de Producto y Ejecución de Negocio de Coelsa, mencionó que acoplarse a un sistema que ya estaba en funcionamiento fue un desafío, pero lograron duplicar la capacidad de pagos que tenían, lo que los lleva a tener grandes expectativas por lo que viene. La administradora está diseñando una certificación de interoperabilidad, condición para que las billeteras puedan inscribirse en el registro del BCRA.

Gustavo Tokashiki, VP Risk & Legal de Ank, comentó que la empresa tenía solo un año de operaciones cuando comenzó el proceso de implementación de T3.0. Sin embargo, más del 40% de los pagos realizados con QR interoperables fueron iniciados por Ank.

Maia Eliscovich, head de Ualá Bis, sostuvo que los principios de inclusión financiera y reducción del efectivo están muy alineados a la filosofía de la empresa. Y remarcó que para que la comunicación sea más simple, es necesario seguir trabajando para lograr el 100% de usabilidad del sistema.

Share This