Argentina, líder regional en acciones sustentables
La conciencia y las inversiones de las empresas en materia de sustentabilidad crecen en todo el mundo y también en América Latina. Cómo encarar el desafío de medir los retornos e involucrar a proveedores y clientes.

6 Jun, 2022

El 74% de las compañías que operan en Argentina aseguran contar con una estrategia corporativa de sustentabilidad. Con estos números, el país lidera el ranking regional de políticas de desarrollo sustentable. Así lo muestra un reciente informe elaborado por la consultora de estudios de mercado CIO junto con la referente en evaluación de información Seekment y el apoyo de SAP. El documento muestra avances significativos del sector empresario en materia de políticas de desarrollo sustentable en América Latina. Argentina: líder regional en acciones sustentables.

Por detrás de la Argentina se ubican Brasil y Colombia y, luego, México. Tres de cada cuatro compañías que operan en el país aseguran contar con una estrategia de sostenibilidad. Hace un año atrás ese porcentaje llegaba al 51%. A escala regional según el estudio de 2021, el indicador alcanzaba al 46% y hoy llega al 69%. Solo el 10% de las empresas reconoció no tener una estrategia vinculada con la sustentabilidad, y apenas el 3% dijo no haberse planteado siquiera el problema.

Más allá del cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible planteados por las Naciones Unidas y las regulaciones vigentes, una de las incógnitas que enfrentan las empresas a la hora de avanzar en estas políticas está asociada con la rentabilidad. En concreto, si su implementación resulta un gasto o, por el contrario, una inversión. La primera dificultad reside en la implementación de las, siempre complejas, mediciones del return of investment (ROI) cuando las acciones resultan relativamente abstractas. A escala regional, las propias compañías todavía no terminan de asumir el impacto de esas inversiones que, aseguran, influyen especialmente en su reputación (63%).

El valor de las compañías que siguen criterios económicos, ambientales y sociales se ha incrementado de manera significativa en los últimos 24 meses.

El informe, sin embargo, asegura que “el índice global de sostenibilidad de S&P Global Rating muestra que el valor de las compañías que siguen criterios económicos, ambientales y sociales se ha incrementado de manera significativa en los últimos 24 meses, confirmando así una tendencia al alza que se sostiene desde el año 2012 de forma ininterrumpida y que hoy duplica los valores de entonces”.

En la Argentina la dimensión reputacional lidera el ranking de motivaciones con un 66% de respuestas positivas. Así las cosas, el impacto de la inversión, por el momento, se asume esencialmente como parte de las políticas de imagen y no todavía en su dimensión de sustentabilidad estratégica de la compañía.

Según el estudio, el 71% de las empresas a escala regional ya implementa tecnologías para gestionar o medir sus actividades sostenibles o tiene planeado hacerlo. El indicador escala al 78% para la Argentina, aunque con una mayor proporción de aquellas empresas que planean hacerlo con relación a las que ya tienen mecanismos implementados.

A la vez, el 40% de las empresas a nivel regional planean incrementar sus inversiones en políticas sostenibles con relación al año anterior cuando, en 2021, así lo había manifestado apenas el 24%. El 50% planifica mantener sus inversiones.

Aportes a la sostenibilidad

En la Argentina empresas de diversos rubros han tomado acciones por las que fueron reconocidas local e internacionalmente en su aporte a la sostenibilidad del medio ambiente y las buenas prácticas laborales y sociales. NBS conversó con algunas de ellas para evaluar el alcance de sus políticas así como las motivaciones que las impulsan.

Entre los casos destacados está la fábrica de neumáticos Bridgestone que fue reconocida por tercer año consecutivo en su liderazgo en la lucha contra el cambio climático. Obtuvo la calificación máxima por su compromiso en la cadena de suministros, esto es, el análisis y la selección de proveedores.

También la textil Santista que, ubicada en Famaillá, provincia de Tucumán, produce indumentaria de trabajo (Ombú) y prendas deportivas y de uso casual (Denim y Kolor). Esta compañía anunció la reducción del uso de un insumo clave, el agua, en un 18% desde 2018. Se trata del equivalente a casi 21 millones de botellas de un litro. Además, destacaron la retracción en un 42% de la demanda biológica de oxígeno en efluente final y en un 27% de la demanda química de oxígeno en efluente final donde, además, el oxígeno disuelto se incrementó en un 23%.

Fernando Barahona, gerente de gestión de la textil, le dijo a NBS: “El año pasado cumplimos 95 años de presencia en la Argentina y 50 años en Tucumán en la zona de Aguas Blancas, Famaillá. Nacimos con una planta de tratamiento de afluentes. Ya teníamos esa visión cuando diseñamos la fábrica donde empleamos a 900 familias. Somos la empresa que más fuentes de trabajo genera en Famaillá. Por eso tenemos que estar en armonía con las personas y con el cuidado del medio ambiente. Nuestro modelo de gestión plantea el objetivo de establecer un proceso sustentable que está basado en el equilibrio de tres dimensiones: la económica, la social y la ambiental. La conjunción de estos tres ejes nos da una empresa sostenible”.

Continuar leyendo la nota completa en la edición impresa.

Notas relacionadas

Share This