Banco Supervielle
Atilio Dell´Oro Maini, director  “Hay muchos buenos esfuerzos individuales en RSC pero todavía subsiste el fraccionamiento. Para que las iniciativas sean realmente sustentables se precisa una acción social mejor mancomunada. Es necesario unir esfuerzos porque oportunidades abundan.” Hasta hace un tiempo, la RSC no ocupaba un lugar importante en la agenda del banco. Era una […]

27 May, 2016

Atilio Dell´Oro Maini, director

Atilio Dell'Oro Maini - Foto04

 “Hay muchos buenos esfuerzos individuales en RSC pero todavía subsiste el fraccionamiento. Para que las iniciativas sean realmente sustentables se precisa una acción social mejor mancomunada. Es necesario unir esfuerzos porque oportunidades abundan.”

Hasta hace un tiempo, la RSC no ocupaba un lugar importante en la agenda del banco. Era una temática periférica que subsistía con una visión algo filantrópica y asistencial de la gestión social. Teníamos pocos  recursos en relación con otros bancos referentes en el tema. Esta situación cambió a partir de 2013, cuando el banco resolvió reforzar su protagonismo social. Decidimos instalar la RSC como eje orientador de la estrategia de negocios. Nos propusimos ser percibidos como un banco rentable e innovador que sea un agente de cambio y creador de valor social sustentable. Entendimos que nuestros clientes amplían sus expectativas respecto del impacto social de los proyectos. Por ello, decidimos involucrarnos de lleno, con un importante compromiso, desde la alta dirección”, detalló Dell´Oro Maini.

Para lograr este desafío de responsabilidad social, se organizaron en función de cuatro objetivos primordiales. En primera instancia, se enfocaron en desarrollar una estrategia innovadora y transformadora, con acciones concretas, medibles y de alto impacto. Continuaron con la intención de fomentar la sinergia entre sus propias iniciativas y las comunidades locales en las que el grupo tiene actividad comercial. Acto seguido, se encargaron de construir una cultura organizacional colaborativa y de corresponsabilidad, para poder así instalar un modelo con un alto nivel de asociación, implementando los proyectos de inversión social en alianzas estratégicas con otras entidades.

Siguiendo estos lineamientos, el banco tiene cuatro ejes de actuación: educación, niñez, tercera edad y fortalecimiento institucional. A través de estas temáticas, se desarrollan unos 18 programas de acción social. En 2016 se ha decidido destinar un presupuesto de 34 millones de pesos, un número que, según indican en la entidad, viene incrementándose año a año, por encima del nivel inflacionario.

Una temática a la que están prestando especial atención este año es la inclusión financiera, ya que desde el banco creen que el acceso a servicios financieros de calidad es “una importante deuda de la sociedad con los sectores más pobres”. Como señaló Dell´Oro Maini, “necesitamos incentivar la cultura del ahorro, entendiendo que la razón de la falta de ahorro no está tan ligada a la carencia de recursos como a la falta de instrumentos y mecanismos apropiados que puedan capturar eficientemente ese ahorro. Estamos analizando la tarea que desarrolla la Corporación Andina de Fomento en América Latina para atender las necesidades financieras de los más pobres desde el paradigma de un modelo de autogestión financiera. El desafío es generar capacidades mediante la educación financiera para que las mismas poblaciones, a través de sus propios recursos, puedan atender de manera eficiente sus necesidades financieras más inmediatas”.

En materia de educación, pero desde una perspectiva más amplia, la entidad está apoyando al Consejo Empresario Mendocino (CEM) en la implementación del Programa de Formación de Líderes Educativos. Este es un programa de capacitación profesional destinado a los directores de escuelas públicas y privadas, que apunta a fortalecer el rol pedagógico y de gestión de los directores como líderes educativos. El programa cuenta con el respaldo del Ministerio de Educación de Mendoza y su objetivo final es lograr una mejora sostenible de la educación en la provincia.

“Es urgente formar a nuestros jóvenes con habilidades para la sociedad del conocimiento, una tarea que requiere una activa participación de toda la sociedad. Nosotros hemos asumido el compromiso de promover oportunidades y construir futuro a través de la educación. Creemos que es imperativo mejorar la calidad de la educación en la Argentina”, enfatizó Dell´Oro Maini.

Al igual que sus colegas, el ejecutivo resaltó la importancia del trabajo conjunto con las organizaciones sociales y el sector público: “Con el tiempo hemos aprendido que sin trabajo de redes, los esfuerzos se diluyen. Si no hay trabajo articulado entre organizaciones públicas y privadas es imposible lograr un impacto significativo. Las empresas tenemos que trabajar en conjunto y con el Estado para poder resolver los problemas estructurales del país. Hay muchos buenos esfuerzos individuales en RSC, pero todavía subsiste el fraccionamiento. Para que las iniciativas sean realmente sustentables se precisa una acción social mejor mancomunada. Es necesario unir esfuerzos porque oportunidades abundan”.

Share This