Pese a avances, las mujeres aún tienen menos oportunidades
La lucha histórica de las mujeres por las mismas oportunidades laborales se hace cada año más visible. Pero la brecha se mantiene.

8 Mar, 2022

Las mujeres continúan rezagadas en el acceso a las oportunidades laborales, pese a los avances alcanzados en materia de paridad de género. En ese sentido, la pandemia detuvo los progresos obtenidos en los años previos.

Según el informe La mujer, la empresa y el derecho 2022, elaborado por el Banco Mundial, alrededor de 2.400 millones de mujeres en edad de trabajar no tienen igualdad de oportunidades económicas. Y 178 países continúan con barreras legales que les impiden participar plenamente en la economía.

En 86 naciones las mujeres enfrentan algún tipo de restricción laboral y 95 Estados no garantizan la igualdad de remuneración por un trabajo de igual valor.

En ese sentido, acceden a solo tres cuartas partes de los derechos que les son reconocidos a los hombres, lo que se traduce en un puntaje total de 76,5 sobre 100 puntos, que indica la existencia de una paridad jurídica completa. Solo 12 países, todos integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), tienen paridad jurídica entre ambos géneros.

“La brecha entre los ingresos percibidos por hombres y mujeres a lo largo de su vida es de 172 billones de dólares a nivel global, casi dos veces el producto bruto interno (PBI) anual del mundo. A medida que avanzamos hacia un desarrollo verde, resistente e inclusivo, los gobiernos deben acelerar el ritmo de las reformas legales para que las mujeres puedan desplegar todo su potencial y beneficiarse de manera equitativa”, consideró

Brecha salarial

De acuerdo a la consultora Adecco, la pandemia agrandó todavía más la grieta entre hombres y mujeres. En ellas, recayeron mayores niveles de desempleo, pobreza, pérdida de ingresos y carga de trabajos de cuidado.

Aunque en las proyecciones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) para este año se observa un incremento del 2,2% en la tasa de participación laboral de las mujeres, solo los hombres volverán a los niveles prepandemia, recalcó Adecco.

En ese contexto, el 32% de las mujeres jóvenes en la Argentina busca trabajo y no encuentra, aseguró la consultora, mientras que en los varones este número llega solo al 2%. A su vez, el 64% considera que las mujeres no ganan la misma remuneración que los hombres con responsabilidades similares.

De igual modo, al analizar la brecha salarial de género en la Argentina, según Total Remuneration Survey TRS 2021, que llevó a cabo la consultora Mercer, en el nivel ejecutivo se observa que en 2018 la diferencia era del 7%, mientras que el año pasado fue del 5%.

En el nivel gerencial, hace cuatro años la brecha llegaba al 4%, pero en 2021 se amplió al 6%. En tanto, en el segmento de profesionales el gap se redujo: en 2018 era del 4% y en 2021 fue del 3%.

Por otra parte, en cuanto a la participación de hombres y mujeres en las organizaciones de América Latina en puestos ejecutivos de la Argentina, Chile, México y Perú, la representación femenina está por debajo del promedio de la región, que es del 24,9%. Mientras que en Brasil, Colombia y Panamá se encuentra por encima.

Lo mismo ocurre en el nivel gerencial en la Argentina, Brasil y México, que están por debajo del promedio de la región (un 37,9%). Y en el nivel de profesionales, donde la Argentina, Brasil, México, Chile y Perú se ubican por debajo también del promedio regional (un 43,3%).

Mari Pangestu, directora gerente de Políticas de Desarrollo y Alianzas del Banco Mundial.

 

 

Perfiles de las mujeres trabajadoras

Según un análisis de Equifax, compañía global de big data & analytics, las mujeres argentinas entre 18 y 80 años cobran un salario mensual promedio de 57.096 pesos. La generación X es la que percibe ingresos más altos, en el orden de los 75.124 pesos por mes. Le siguen las baby boomers con 63.501 pesos, las millennials con 53.189 pesos, la generación silenciosa (de más de 75 años) con 44.743 pesos y, por último, las centennials con 25.456 pesos, quienes en ocasiones se insertan al mundo del trabajo a tiempo parcial en base a su elección personal.

Bajo el universo de mujeres que tienen empleo formal, el 57% son trabajadoras independientes (monotributistas o autónomas) y el 43% trabajan en relación de dependencia. Las principales actividades registradas están relacionadas a servicios como limpieza doméstica, tratamientos de belleza, peluquería, comercio, educación, salud humana, inmobiliaria y otras tareas sociales y profesionales.

Acceso a crédito

El 59% de las mujeres entre 18 y 80 años tienen acceso al menos a un producto financiero. Pero el 43% posee únicamente tarjetas de crédito, el 10% suma préstamos a su portafolio de crédito, mientras que un 6% elige utilizar solo préstamos (4,6%) o cuentas corrientes (1,3%).

En cuanto al tipo de entidad predilecta para buscar crédito, la banca está en el tope del ranking, con el 69,43% de los casos. Les siguen las firmas de tarjetas, con el 12,61%; retailers, con el 8,74%; entidades financieras, con el 7,58%; y empresas fintech, con el 1,64%.

Además, en el último año el 64% de las mujeres que ingresaron al mundo del crédito lo hicieron a través del producto tarjeta de crédito, un 26,03% con un préstamo y un 9,63% por medio de una cuenta corriente.

En lo que hace al ratio de endeudamiento mensual, las centennials son las que marcan la cifra más alta con un 33,58 % de sus ingresos, seguidas por las millennials (29,48%), la generación X (25,19%), las baby boomers (23,03%) y la generación silenciosa (22,61%).

“Si bien se avanzó, aún hay mucho camino por andar en el acceso de las mujeres a productos crediticios. El conocimiento del perfil de este segmento le permite al ecosistema del crédito diversificar la oferta de productos y servicios, ampliando de esta manera las posibilidades de inclusión financiera”, concluyó Martina González, gerente de Marketing y Relaciones Públicas de Equifax Argentina.

Share This