Coloquio de IDEA: Con el eje en el consenso y la austeridad fiscal
Mar del Plata volvió a ser la sede del Coloquio de IDEA. Los cinco puntos clave en los que buscaron sellar coincidencias políticos, empresarios y sindicalistas.
Daniel Herrero, Daniel González, Miguel Blanco, Roberto Murchison

12 Oct, 2022

El Coloquio de IDEA regresó a su tradicional sede de Mar del Plata en formato enteramente presencial. Entre el 12 y el 14 de octubre el Hotel Sheraton fue la sede del 58° encuentro que organiza, desde 1960, el Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina (IDEA). En ese año se fundó la organización por iniciativa, entre otros, del empresario del sector de marketing Julio Francisco Rivas.

IDEA representa a más de 500 empresas que operan en el país y generan más del 50% del PBI y el empleo local. Allí revisten desde grandes multinacionales hasta pymes de la más amplia diversidad de sectores.

En la actualidad, el encuentro resultó un ámbito ineludible de intercambio de opiniones y visiones sobre desarrollo estratégico de la Argentina en materia de producción, inversiones y empleo. Por eso ha sido el espacio en el que economistas de distintas orientaciones contrastaron sus pronósticos y propuestas y, tradicionalmente, el ámbito donde los referentes políticos de los distintos espacios desarrollaron los ejes de sus programas de gobierno ante los principales hombres de negocios y, por su resonancia mediática, ante la opinión pública.

En general ha sido un espacio del cual participaron los presidentes en ejercicio y sus principales colaboradores, con la excepción de los tres mandatos en los que el ejecutivo estuvo liderado por Néstor y Cristina Fernández de Kirchner. El actual presidente Alberto Fernández recompuso el vínculo cuando participó de la última edición que se realizó en Buenos Aires y en formato semipresencial.

En esta oportunidad, además de representaes del gobierno, también fueron invitados referentes de la oposición como Patricia Bullrich, Facundo Manes y Javier Milei; además de gobernadores como Horacio Rodríguez Larreta, Gerardo Morales, Jorge Capitanich, Sergio Uñac y Omar Perotti.

Junto a ellos tuvieron su lugar dirigentes sindicales como Gerardo Martínez de la UOCRA y Ricardo Pignanello del SMATA, y economistas de renombre como Martín Redrado, Marina Dal Poggetto, Dante Sica, Emmanuel Álvarez Agis y Hernán Lacunza, entre otros.

Ceder para crecer

A diferencia de encuentros anteriores, el centro de las preocupaciones no estuvo en asuntos económicos y productivos como la inflación y las reformas estructurales, sino en aspectos vinculados con las condiciones políticas, en particular a la calidad institucional. Así lo reflejó el lema de convocatoria que rezó “ceder para crecer”, en un mensaje que buscó normalizar las relaciones entre los actores políticos y sociales en un contexto signado por la confrontación y la conflictividad.

El lema resulta coherente con los resultados de una encuesta realizada a principio de agosto por la consultora D’ Alessio IROL entre 245 ejecutivos. Los resultados mostraron que la calidad institucional es una de las principales preocupaciones de los hombres de negocios en la Argentina, por encima, incluso, de la inflación. Así lo manifestaron el 77% de los encuestados.

Según los resultados del relevamiento, apenas el 13% de los empresarios manifiesta su intención de incrementar sus inversiones, mientras que el 51% planifica reducirlas. A la vez, el 34% planea achicar sus planteles laborales, mientras solo el 19% cree necesario incrementarlos.

IDEA - coloquio IDEA

A pesar de que los índices de crecimiento de la economía se mantienen robustos, el 88% de los empresarios afiliados a IDEA señaló que durante el primer semestre de 2022 le fue peor o moderadamente peor que en relación a un año antes, y apenas un 5% reconoció una mejora en sus negocios. Hacia adelante, el 70% manifestó pronósticos negativos, mientras el 13% confía en mejorar. El 28% de los exportadores cree que sus ventas al exterior van a disminuir, mientras que el 20% pronosticó un alza. A la vez, el 63% cree que sus ganancias se verán afectadas negativamente.

Más allá de la preocupación central que es la calidad institucional, los empresarios destacan como otros problemas: la aceleración de la inflación, la falta de plan económico, la escasez de dólares, la alta emisión, el aumento del gasto público y la presión tributaria y, por eso, exigen una reducción de impuestos, la revisión del marco laboral, más incentivos fiscales y financiamiento a largo plazo. Además bregan por la baja del déficit fiscal y la liberación del mercado de cambios en cuanto sea posible.

El comité organizador puso en discusión, por primera vez, un documento con propuestas concretas alrededor de los cinco ejes que restructurarán los paneles de debate: empleo, educación, finanzas públicas, inserción de Argentina en el mundo, y reglas de juego.

IDEA representa a más de 500 empresas que operan en el país y generan más del 50% del PBI y el empleo local. Allí revisten desde grandes multinacionales hasta pymes de la más amplia diversidad de sectores.

La visión de los protagonistas

La organización del evento recayó en un comité integrado por una docena de ejecutivos y CEO de las principales compañías que operan en el país.

“Nuestro país atraviesa una situación económica y social compleja que necesita del esfuerzo colectivo de todos los actores. La oportunidad que tenemos como país es enorme y por eso en esta edición proponemos algunas ideas concretas sobre diferentes ejes en los que IDEA viene trabajando hace tiempo”, señaló Roberto Murchison, presidente de IDEA y CEO de Grupo Murchison.

En la presentación de los resultados del estudio, el presidente del 58° Coloquio IDEA y presidente de Toyota Plan Argentina S. A., Daniel Herrero señaló que “abordar los desafíos estructurales del país exige un esfuerzo colectivo donde todos los sectores tenemos la responsabilidad de ceder para encontrar un camino de crecimiento sostenido”. Por eso, confirmó, “al 58° Coloquio buscaremos llegar con propuestas concretas y sólidas desde un ángulo técnico y realizables desde una óptica política y social”.

Una encuesta realizada por la consultora D’Alessio IROL entre 245 ejecutivos fijaba la calidad institucional como una de las principales preocupaciones de los hombres de negocios en la Argentina, por encima, incluso, de la inflación.

Profundizando sobre el matiz de la nueva convocatoria, el director ejecutivo de IDEA y ex ejecutivo de YPF, Daniel González, sostuvo que “estabilidad institucional es el principal pedido de los empresarios, por escándalo. Al déficit fiscal lo ubican como principal obstáculo. Vamos a tomar esos dos ejes”.

Para González hace falta más diálogo, pero también más acción: “Buscamos que el Coloquio instale en la agenda pública propuestas concretas, que las podamos debatir en el evento y que luego nos pongamos a trabajar para que se hagan realidad”.

En diálogo con NBS, Miguel Blanco, CEO de Swiss Medical y presidente de IDEA durante el encuentro anterior, destacó que “es el evento empresario más importante de la Argentina en cuanto a la calidad de los participantes, los expositores y los temas que se tratan, que son siempre relevantes”.

Para Blanco, “IDEA siempre ha tratado de hacer un aporte a lo que debería ser la transformación de la Argentina, que es más necesaria que nunca”.

coloquio IDEA

El ejecutivo que participa de IDEA hace una docena de años resaltó que “lo nuestro siempre ha sido apuntar a la diversidad y que estén todas las voces. Siempre hemos invitado a todos, aunque no siempre vinieron. A este Coloquio están invitados funcionarios del gobierno, sindicalistas y representantes de todos los partidos, los más importantes”.

Ante el contexto más general, Blanco señaló la naturaleza disruptiva de este encuentro: “La diferencia que tuvo este coloquio, que por eso tiene como nombre ‘Ceder para crecer’, es que creemos que hay que hacer una mesa de diálogo donde todos tenemos que ceder algo alrededor de los cinco temas que creemos relevantes”. Blanco detalló: “Este Coloquio fue diferente a los anteriores. En cada uno de los temas presentamos propuestas concretas con vistas a que los panelistas y funcionarios opinaran sobre ellas para que quedara una agenda concreta a posteriori”.

Blanco puntualizó: “Hablamos de estabilidad macroeconómica, de empleo y de reglas claras con relación a la litigiosidad”. A la luz del escenario de los últimos días de septiembre, Blanco evaluó: “La conflictividad social y gremial es un tema presente. Cualquier gobierno que asuma va a tener que explicar cómo va a llevar adelante las reformas que hay que hacer si nadie quiere ceder. No dan los números para que todos se lleven lo que plantean, por eso creemos que la clave ahora es ceder. Así lo han hecho otros países de la región que tienen las mismas condiciones”.

Sobre el rumbo que considera que hay que tomar, Blanco destacó: “El primero es la reducción del gasto público para llegar al equilibrio fiscal. Estamos en un país donde tenemos la tasa impositiva más alta y eso es matar a la inversión. Así no habrá ni empleo ni crecimiento. Los políticos se resisten a atacar el gasto público cuando, además, el funcionamiento de los servicios públicos es malo. Por eso hay que atacar por tamaño y por calidad. Tiene que haber calidad para que haya inversión. El peso del Estado está aplastando al sector privado, que es el que dinamiza la inversión y el empleo. El gasto público no genera valor”.

Para Blanco,  la clave para la inserción de Argentina en el mundo es exportar: “No podemos matar a los exportadores con impuestos. Tenemos oportunidades en agro, en minería e industria del conocimiento. Pero para destrabar estas oportunidades hay que bajar los impuestos. Es el momento de discutirlos con seriedad y con datos. Sin consignas. Hablamos de reforma laboral con convenios del año 1975 cuanto estamos en la Revolución 4.0. Algunos gremios se han sentado a discutir como el automotriz en Toyota. Hay que generalizar esos ejemplos puntuales”.

Con todo, para uno de los grandes referentes de IDEA fue positivo que en el Gobierno estén hablando de estos temas: “No hay más margen para no hablar. Gabriel Rubinstein (viceministro de Sergio Massa), por su trayectoria, está en esa línea. Todos los economistas serios están de acuerdo en lo que hay que hacer. Podemos diferir en el timing y el ritmo de las medidas, pero no hay duda de lo que hay que hacer”.

Entrevistados: Daniel Herrero, Daniel González, Miguel Blanco
Share This