Shila Viker: “El combustible principal para el descontento es la inflación”, Dir. Gral. de Trespuntozero
La clave para prever la continuidad de un gobierno en nuestro país es la economía, y la inflación hace que la reelección aparezca complicada. Shila Viker analiza el escenario electoral que se avecina.
Shila Viker, directora general de Trespuntozero

12 Ene, 2023

Vemos que se llega al año electoral en un escenario muy complejo. El combustible principal para el descontento es la economía y, más precisamente, la inflación. Y es difícil ver que el problema esté encaminado: se anuncian medidas, pero no hay un relato más general, una idea integradora de la lucha contra la inflación.

En este marco, es muy probable que haya un aumento en la tensión porque, además, la desafección con “la política”, con los políticos, es muy fuerte. Hay un pesimismo marcado hacia el futuro, no está la idea de “nos la bancamos hasta el año que viene, cambia el gobierno y listo”. Desde luego, habrá elementos para ir entrando en el calendario electoral (que en gran medida ya se anticipó), pero difícilmente el malestar se vaya a disipar.

Al día de hoy, lo más probable, a pesar de las enormes dificultades y cortocircuitos, es que las dos principales coaliciones se mantengan unidas. Hay terceras fuerzas que aparecen con mucho impulso, pero el juego grande, la disputa por la presidencia y por el dominio en el terreno legislativo está entre esas coaliciones.

Hay un pesimismo marcado hacia el futuro, no está la idea de “nos la bancamos hasta el año que viene, cambia el gobierno y listo”.

Romper el Frente de Todos sería aumentar, en gran medida, las chances de que gane Juntos por el Cambio en un escenario que ya de por sí es complicado. Este incentivo a la no ruptura es fundamental. Hasta último momento habrá tironeos en la interna, tironeos que expresan realmente distintas estrategias y formas de leer el momento político, pero no parece que la sangre vaya a llegar al río.

El mismo panorama vale para Juntos por el Cambio. La interna es a cielo abierto. Con un Gobierno complicado, con la reelección en serias dudas, es lógico que la principal oposición atraviese una disputa de liderazgos para ver quién conduce este proceso. Pero es poco probable que se rompa, justamente porque quiere ganar la elección.

Esa tercera fuerza se anticipa robusta y capaz de condicionar muchas discusiones. Pensemos un escenario de segunda vuelta: para Juntos por el Cambio la foto con Milei va a valer oro, se va a poder vender muy cara porque van a ir a la caza de esos votos. Es más: en las PASO, es muy probable que Milei sea uno de los dos o tres candidatos con más votos, por encima de otros de Juntos por el Cambio o del Frente de Todos. Si en 2021 fue la sorpresa, 2023 puede ser una elección consagratoria, la entrada definitiva al juego político.

Shila Viker, directora general de Trespuntozero

Esto nos devuelve a lo anterior: si la tensión social y el clima de descontento se acrecientan, es pura ganancia para los libertarios. Para mucha gente son los únicos que plantean algo realmente distinto, algo que no se ha intentado hasta ahora. Hablamos no solo de votantes jóvenes de la Ciudad de Buenos Aires: ya se trata de un fenómeno federal, con candidatos locales, que le saca votos también al peronismo. En ese sentido, la figura de Milei tiene una enorme influencia en el juego entre las dos grandes coaliciones.

En cuanto al rol que jugará la inflación anual, en nuestro país la situación de la economía es un gran predictor de la continuidad o cambio en elecciones generales. Desde ese punto de vista, la reelección luce muy complicada. El desdoblamiento de las elecciones, cada vez en más provincias, es una clara señal de esto: nadie quiere quedar pegado a una boleta que tira para abajo.

Desde luego, vivimos un momento político muy particular. El rechazo tiene también mucha relevancia a la hora de definir el voto, y puede haber votantes que no decidan tanto desde el bolsillo, sino desde el miedo a que gane uno en particular. Aun así, no se puede soslayar el peso del factor económico y el panorama es definitivamente difícil para el oficialismo.

Entrevistado: Shila Viker, directora general de Trespuntozero
Share This