Cuáles son las inversiones que ganan espacio en 2024
Las opciones que recomiendan los especialistas para protegerse tras las medidas anunciadas por el nuevo Gobierno y la aceleración inflacionaria prevista para las próximas semanas.

15 Feb, 2024

Tras la devaluación, la disparada de los precios y la baja de las tasas de interés, 2024 arrancó con un escenario macro de incertidumbre, acorde a las proyecciones para el primer semestre. Para quienes tienen ahorros en pesos, los especialistas recomiendan opciones de corto plazo que protejan al capital de la suba del dólar y la aceleración de la inflación, que rondará el 20% mensual.

En cuanto a colocaciones en moneda local, ante la baja de las tasas que dispuso el Banco Central, los plazos fijos tradicionales dejaron de ser atractivos. En cambio, en el mercado recomiendan los plazos fijos UVA (PF UVA), cuyo rendimiento no está atado a una tasa fija, sino a la evolución de la inflación.

“La tasa nominal anual (TNA) pasó de 133% a 100%, lo que tuvo su correlato en el interés que pagan los depósitos a plazo fijo, así como en activos en pesos a tasa fija (fondos de money market y cauciones, entre otros). La tasa fija es insuficiente para cubrirnos de la pérdida del poder adquisitivo”, indicó Melina Di Napoli, analista de Productos Wealth Management en Balanz.

Con la suba reciente del dólar MEP, los expertos se inclinan por el PF UVA, teniendo en cuenta que la inflación superaría la suba de este tipo de cambio en los próximos 180 días. “Para que el MEP le gane a la inflación, tiene que llegar a 2.280 pesos al 3 de julio. Teniendo en cuenta esta proyección, conviene el PF UVA porque el ahorrista agarra toda la inflación recalentada de diciembre”, sostuvo Martín Polo, jefe de Estrategia en Cohen Aliados Financieros.

“Los bonos soberanos hard dollar lucen atractivos con escasa probabilidad de baja. Entre los subsoberanos, preferimos a provincias con regalías o superávit fiscal.” Adcap.

En esta coyuntura, el grupo financiero Adcap sugiere a los inversores volcarse por bonos soberanos y subsoberanos, en particular por aquellos que ajustan por inflación o por variación en el tipo de cambio. “Los CER son una buena cobertura frente a los altos niveles de inflación, principalmente aquellos con vencimientos en el segundo semestre y en 2025 y 2026. Además, permiten generar rendimientos atractivos en dólares en el corto plazo”, explicaron.

“También los bonos soberanos hard dollar lucen atractivos con escasa probabilidad de baja. Entre los subsoberanos, preferimos a provincias con regalías o superávit fiscal (como la Ciudad de Buenos Aires, Córdoba, Chubut y Neuquén)”, argumentaron.

Las opciones de ON

Por otra parte, mientras los bonos soberanos en dólares resaltan como alternativas aptas para inversores resistentes, los bonos corporativos, también llamados obligaciones negociables (ON), ofrecen opciones para perfiles conservadores, que buscan darle a sus tenencias en moneda extranjera un rendimiento por encima de la inflación estadounidense.

«Se destacaron los bonos de YPF, con un incremento del 8,5% gracias a su correlación con los bonos soberanos.» Gastón Sempere, Research Mariva.

“Los bonos corporativos mostraron una fuerte recuperación desde el balotaje, avanzaron un 6% y superaron en un 3% su pico previo de las PASO”, repasó Gastón Sempere, analista de Deuda Corporativa de Research Mariva. Y subrayó que se destacaron los bonos de YPF, con un incremento del 8,5% gracias a su correlación con los bonos soberanos.

No obstante, remarcó que es posible que, en el corto plazo, algunos bonos corporativos corrijan a la baja en línea con el contexto internacional y “hasta que el Gobierno demuestre mayor capacidad de implementación de sus propuestas”.

Sobre el precio de entrada, Tobías Pejkovich Balbiani, economista del bróker Facimex Valores, consideró que las ON en dólares están caras con respecto a los bonos soberanos en dólares. “Actualmente, buena parte de los créditos corporativos tienen paridades superiores al 90%, mientras que los globales y bonares cotizan con paridades de entre 35 y 40%”, puntualizó.

En cuanto a la renta variable, en Balanz son optimistas para el largo plazo, pero creen que este asset class necesita la reconfirmación de que el proyecto de estabilización del Gobierno logre encauzar las variables macroeconómicas para poder superar el nivel actual en torno a los 950 dólares.

“Proponemos dos portafolios. Cada uno se ajusta a las necesidades, por un lado, a un perfil que busca estabilidad en sus rendimientos, y, por el otro, a uno que asume más riesgo por un potencial mayor”, introdujo Maximiliano Donzelli, head de Research de IOL invertironline, sobre las dos alternativas que la firma recomienda en este momento.

“En los últimos 12 meses, el rendimiento de nuestros portafolios superó la suba del dólar y la del plazo fijo tradicional. Las inversiones más estables superaron en un 10,8% al MEP y en un 13,6% al plazo fijo, mientras que la opción más agresiva logró un rendimiento de un 28,5% y un 31,8%, respectivamente”, detalló.

La alyc Portfolio Personal Inversiones (PPI) también realizó modificaciones a sus propuestas. “En soberanos, swappeamos los instrumentos en el tramo corto de la curva (AL30 por GD29), mientras que nos colocamos en créditos provinciales beneficiados por los cambios y las desregulaciones, o que presenten una menor dependencia de los recursos federales. A su vez, incrementamos marginalmente la vida promedio de la cartera de pesos, porque equiparamos la cobertura de inflación y el tipo de cambio oficial”, detalló el informe de carteras recomendadas para enero, elaborado por el equipo de Pedro Siaba Serrate, head of Research & Strategy de PPI.

Por su parte, Sigrid Tolaba, CEO de la administradora de fondos Southern Trust, recomendó cobertura por la inflación y esperar a que la corrección de los bonos soberanos por inflación finalice: “Tal vez cuando se conozcan las condiciones del canje voluntario para comprar los de vencimiento a 2024 a precios, quizás, un 10 o un 20% menores a los de hoy. A su vez, sugerimos cobertura por inflación de más largo plazo (de 2025 a 2027), participando del canje con bonos o liquidez, en caso de que ofrezcan la posibilidad”, consideró

Melina Di Napoli, analista de Productos Wealth Management en Balanz. Martín Polo, jefe de Estrategia en Cohen Aliados Financieros. Gastón Sempere, analista de Deuda Corporativa de Research Mariva. Tobías Pejkovich Balbiani, economista del bróker Facimex Valores. Maximiliano Donzelli, head de Research de IOL. Sigrid Tolaba, CEO de la administradora de fondos Southern Trust

Notas relacionadas

Share This