Energía renovable: ¿vuelven las máquinas de vapor?
El INTI está analizando el potencial de las máquinas de vapor para utilizarlas como medios de transportes públicos e industriales. La Semana del Vapor Moderno detalla los avances en esta área.
Locomotora a vapor

21 Sep, 2022

¿Vuelven las máquinas de vapor de la mano de las energías renovables? El Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) está analizando el tema en la Semana del Vapor Moderno, un evento que difunde los desarrollos tecnológicos en el sistema ferrocarril y la generación de energía sustentable en el país.

Las máquinas a vapor nacieron a fines del siglo XVIII y se perfeccionaron hasta alcanzar su apogeo en las vísperas de la Segunda Guerra Mundial, especialmente en lo referido a las locomotoras, que impulsaron la construcción de vastas redes ferroviarias que más tarde serían reemplazadas por las locomotoras diésel y la electrificación del sistema.

En este evento el INTI también le rendirá homenaje, a 100 años de su nacimiento, al ingeniero entrerriano Livio Dante Porta, considerado el padre del vapor moderno. Así lo explican los expertos Pablo González Táboas y Pablo Romero, ingenieros mecánicos del Departamento de Ensayos No Destructivos y del Área de Eficiencia Energética del INTI respectivamente, quienes coincidieron en la importancia de poner en valor la historia de esta tecnología en el país y de seguir fomentando su uso “ya que aún tiene mucho por aportar”.

El concepto de vapor moderno

“El vapor moderno, un concepto sobre el que trabajó mucho el ingeniero Dante Porta, buscaba avanzar sobre los desarrollos de ese vapor clásico, el que conocemos de la primera Revolución Industrial y al que todavía le faltaba alcanzar mucha más eficiencia y optimizar más los procesos termodinámicos del vapor”, explicó a la agencia Télam González Táboas.

Por sus desarrollos en esta tecnología entre las décadas de 1940 y 1980, especialmente en el sistema ferroviario, Porta es considerado el padre del vapor moderno y un referente internacional hasta el día de hoy, con gran influencia en Sudáfrica, Cuba, Paraguay, Estados Unidos y Reino Unido, entre otros países.

Locomotora a vapor“El INTI tiene su función de asistir a las industrias en torno a la optimización y sustentabilidad de los procesos y justamente apoyados muchas veces en aplicaciones del vapor moderno es que se logra la mejora de la eficiencia energética.” Pablo González Táboas.

Sin embargo, aún con notables avances, el vapor moderno “no se ha podido explotar en todo su potencial”, expresó el especialista del INTI y aseguró que “es un desafío lograr que se siga desarrollando como medio de transporte energético”.

“Lo que Porta buscaba siempre era reducir las ineficiencias de una máquina, desde una óptica termodinámica de la misma y no una puramente mecánica”, explicó por su parte Romero.

Procesos más sustentables

“El INTI tiene su función de asistir a las industrias en torno a la optimización y sustentabilidad de los procesos y justamente apoyados muchas veces en aplicaciones del vapor moderno es que se logra la mejora de la eficiencia energética, que a su vez hace a los procesos más sustentables, que es lo que necesitamos hoy en día”, explicó González.

Desde el año 2013 y bajo los lineamientos de aquel “sabio ingeniero”, especialistas del instituto trabajan en la restauración y modificación con fines turísticos de una antigua locomotora a vapor del municipio bonaerense de Ayacucho, con la idea de unir esta localidad con Tandil e incluso llegar también a Maipú y Barker.

Además son los encargados de mantener y controlar los emblemáticos ferrocarriles a vapor Tren del Fin del Mundo en Tierra del Fuego, donde Porta realizó indispensables aportes, y de La Trochita, en Chubut.

Además de resultar atractivos para los posibles fines turísticos, los expertos aseguraron que representan una gran oportunidad para fomentar un desarrollo sostenible de los sistemas de transportes públicos e industriales en base a la tracción a vapor moderno, que resulta a su vez extensible a la producción de otros elementos a presión.

“Esto debe ser la base para reconocernos como un país que puede lograr mucho desarrollo tecnológico, ferroviario o de lo que sea, que es la base para crecer como nación”, concluyeron.

Entrevistados: Pablo González Táboas, Pablo Romero
Share This