Con expectativas desancladas, mejor cubrirse
Ante el contexto macro y la estacionalidad electoral, la mejor opción es tener una cartera diversificada en instrumentos que ofrezcan rendimientos superiores a la inflación y a la devaluación.
Persona viendo gráfico de estadísticas de inversiones e inflación en una tablet

4 Nov, 2022
Por Paula Gándara, CIO de Adcap Asset Management

Las medidas del ministro Sergio Massa lograron revertir una dinámica de mercado viciosa que podría haber llevado al país a una situación preocupante. El programa de fortalecimiento de reservas, las medidas de austeridad fiscal, el acercamiento con el FMI, el canje de deuda local y la suba de tasas nominales para alcanzar niveles neutros frente a las expectativas de inflación también lograron mejorar el entorno macroeconómico y el del mercado local. Sin embargo, ante la inexistencia de un plan económico integral, las expectativas sobre las variables macroeconómicas más relevantes, como la inflación, el dólar y las tasas, se encuentran desancladas.

Mientras tanto, el ciclo político se muestra muy adelantado, si consideramos que las elecciones presidenciales están programadas para octubre de 2023. Luego del “dólar soja” esperamos más medidas focalizadas en las restricciones a las importaciones y la implementación de algún dólar especial para otros sectores, por ejemplo, el dólar turismo, que parece posible ante el mundial de Qatar.

Tenemos que focalizarnos en inversiones que ofrezcan rendimientos superiores a la inflación, la devaluación, y que también logren sacar ventaja de los altos niveles de tasas. Por lo tanto, la mejor opción es la diversificación.

Con el “plan soja”, el sector agroexportador marcó récords históricos de liquidación, con cerca de 8.000 millones de dólares, que permitieron al Banco Central acumular reservas netas superiores a 5.500 millones de dólares, suficientes para cumplir con las metas del FMI.

Esto es algo que parecía muy lejano hace apenas un mes, cuando las reservas apenas rozaban los 1.000 millones de dólares. No obstante, la llamada “pax cambiaria” lleva sus costos: la medida generó una expansión equivalente al 27% de la base monetaria.

Mientras tanto, el BCRA sigue acelerando la devaluación oficial (A3500), que supera ya el 6,0% mensual. Los dólares alternativos por encima de los 300 pesos sostienen una brecha superior al 100% que, si bien podría ser disruptiva para el normal funcionamiento de la economía, se encuentra por debajo de los máximos del año, el 160%, de fines de julio.

En este punto es donde también aparece en el debate el atraso del tipo de cambio real multilateral y la fortaleza del dólar. Este parece otro elemento que continuará alimentando las expectativas de un eventual salto cambiario.

Oportunidades de inversión

Las oportunidades de inversión deben pensarse dentro de un contexto macroeconómico difícil, sumado a la estacionalidad electoral.

Hombre de traje dibujando gráfico de estadísticas

En principio, tenemos que focalizarnos en inversiones que ofrezcan rendimientos superiores a la inflación, la devaluación, y que también logren sacar ventaja de los altos niveles de tasas. Por lo tanto, la mejor opción es la diversificación entre las siguientes tres clases de activos.

Como primera medida, pensamos en la cobertura por inflación. Si bien los bonos atados al CER no volverían a los niveles de tasas reales deprimidas de antes de junio, el contexto macro los posiciona como la clase de activo por excelencia. Podemos encontrar activos que ofrecen cobertura por inflación en el mercado secundario, con preferencia por los instrumentos con vencimiento en 2024, que tienen rendimiento con tasas reales cercanas al 9,0%, o bien en la industria de fondos comunes de inversión (FCI).

En nuestra familia de fondos, recomendamos el Adcap Balanceado II, compuesto principalmente por activos soberanos. En los últimos 90 días tuvo un retorno directo del 30%, mientras que el CER subió cerca de un 20%.

En segundo lugar, tenemos que pensar en la cobertura por devaluación. Hay variedad de instrumentos que están atados al dólar oficial (A3500). En este punto, los recientes bonos duales son de los preferidos por el mercado.

Dentro de nuestra familia de fondos, sugerimos el Adcap Retorno Total. El fondo tiene una duración de un año, con un rendimiento de Dev-2,0%, y acumula un retorno directo del 17% en los últimos 90 días, cercano a los avances de la devaluación oficial (A3500).

Queda mencionar el tema tasas. Acá recomendamos Adcap Pesos Plus (T+1), que tiene un día para liquidar el rescate. Para los inversores más conservadores sugerimos este tipo de fondo, debido a su posicionamiento en instrumentos líquidos, balanceado entre CER y tasa. En los últimos 90 días, tuvo un rendimiento del 20%, en comparación con una tasa de depósito Badlar del 16%.

Para aquellos inversores dispuestos a tomar riesgo creemos que posicionarse gradualmente en fondos de acciones podría ser una buena oportunidad a mediano y largo plazo.

Asimismo, creemos que los instrumentos en dólares son una gran oportunidad para inversores con horizontes más largos, que estén dispuestos a tolerar volatilidad de corto plazo. En nuestra familia de fondos, sugerimos el Adcap Renta Dólar, un fondo que tiene un rendimiento anualizado superior al 9%.

Leer nota completa en la edición impresa.

Notas relacionadas

Share This