¿Es posible en Argentina una semana laboral de cuatro días?
La pandemia potenció el home office y ahora los trabajadores van por más. En varios países ya se está ensayando la semana laboral de cuatro horas. Cuáles son las chances de que este esquema prospere en el país.
Semana laboral de 4 días

8 Nov, 2022

Tras la pandemia y adopción masiva del home office emergió el debate a escala mundial sobre la posibilidad de una reducción de la semana laboral a cuatro días. Se discutieron y aprobaron proyectos en ese sentido en Bélgica, España y Finlandia. En la Argentina ya existen dos proyectos de ley presentados en el Congreso Nacional y, a la vez, están en marcha algunas experiencias piloto en compañías multinacionales que operan en el país.

En esa sintonía, se acaba de conocer un informe de resultados de una experiencia piloto llevada adelante por setenta empresas en Inglaterra. La experiencia impulsada por la campaña A 4 day week is coming. It’s time for a change durará seis meses pero ya se presentó un informe provisorio a tres meses de aplicación del programa.

Uno de las incógnitas de la iniciativa está vinculada con el impacto de la modificación sobre la productividad. En este punto, entre las empresas participantes, el 46% señaló que no registró modificaciones en la productividad de sus empleados, mientras que el 34% reconoció mejoras ligeras y el 15% celebró un repunte significativo en la productividad de sus empleados.

Las empresas, además, destacaron el ahorro que la modalidad implica tanto para ellas como para los empleados. Hablan de un mejor balance entre el trabajo y la vida, porque permite más horas de sueño, equilibrio emocional y mental y un mayor disfrute de la vida social y familiar, además de la posibilidad de encarar otros proyectos personales de distinto tipo.

“Es importante entender que la normativa laboral se tiene que ajustar a las nuevas realidades, la tecnología y las exigencias del mercado. La reducción de la jornada es una arista del derecho laboral argentino.” Silvana Chehda, PwC Argentina.

Las empresas resaltan la posibilidad de una mayor capacidad de retención de talentos, lo que generaría menores índices de estrés y enfermedades y se proyecta una mejora de la actividad turística basada en un mayor uso de los viajes de fin de semana.

Por otro lado, una encuesta realizada por Workforce View con el título de People at work sobre una muestra de 33.000 casos en 17 países arrojó como resultado que el 71% se manifestó en favor de reducir los días de trabajo, incluso aceptando acumular más horas en los otros días o resignando parte de su salario. En la Argentina ese porcentaje es de 70% y sólo el 3,7% rechaza esa posibilidad. El informe destaca que el 48% estaría de acuerdo con una reducción de su salario para acceder a ese beneficio.

El paradigma de la pospandemia

Desde el punto de vista de Alexandra Manera, directora de Recursos Humanos de Adecco Argentina y Uruguay, esta tendencia creciente “es un disparador de lo que fue la pandemia. Lo que concebíamos como paradigma de la jornada de trabajo empezó a quebrarse, aunque separando, como en el mundo, las ‘esenciales’ e industriales”. Y aclaró: “Es muy difícil pensar que todo es parte de lo mismo, hay que segmentar”.

Semana laboral de 4 días

Para Silvana Chehda Ramacciotti, senior manager de Tax & Legal de PwC Argentina, “claramente estas modalidades nuevas significan que el mundo del trabajo está atravesando una reconversión profunda”. Pero además, señaló, “el debate de la reducción de la jornada se está dando en otros países y se incorporó en determinadas normativas y está funcionando muy bien”.

Desde Manpower Group, Christian Dodero, director de Red y Desarrollo de Canales de Negocio, contó: “El proceso está empujado por la pospandemia y tiene que ver con lo que los trabajadores queremos. Ya no es solo el trabajo fijo, salario y buenas condiciones, sino también flexibilidad para conciliar la vida laboral y la familiar”.

Javier Ailbirt, CEO de TheEye, la única plataforma argentina especializada en automatización de procesos con inteligencia artificial, señaló: “En realidad yo hago teletrabajo desde el 2014. La pandemia fue un acelerador del fenómeno pero el rubro tecnológico ya venía con este tipo de modalidades desde antes. Se inundó en servicios, en lugares que no se hacía antes, pero no todos los trabajos son plausibles a eso. Tiene que ver con el trabajo por objetivos”.

Con respecto a los proyectos presentados en Argentina, Silvana Chehda destacó: “Pero es importante entender que la normativa laboral se tiene que ajustar a las nuevas realidades, la tecnología y las exigencias del mercado. La reducción de la jornada es una arista del derecho laboral argentino”.

Por eso, explicó que desde el área de legales de PWC entienden que la ley de jornada laboral es correcta tal como está vigente: “Ante el caso de que existan compañías que estén considerando reducir determinados días de los empleados como un beneficio, la vía razonable es la negociación colectiva. La tracción y la retención de talentos se lleva a cabo en algunas industrias más que en otras y cada vez es más significativa. Es más conveniente que sea abordado por actividad y según sus necesidades específicas y no ir a una modificación de una ley de fondo”.

Continuar leyendo la nota completa en la edición impresa.

Entrevistados: Alexandra Manera, Silvana Chehda Ramacciotti, Christian Dodero, Javier Ailbirt
Share This